Ago 6
Ilustración de Tang Yau Hoong

Ilustración de Tang Yau Hoong

Creo que esta es la pregunta clave para comprender la creatividad en las épocas actuales:

¿Cómo nuestra creatividad se conecta con la creatividad de otros?

Durante muchas décadas, la creatividad fue cuestión de unos pocos elegidos. Los talentosos, los diferentes, los distintos.

Los creativos eran la excepción.

Los libros de creatividad, publicados durante el siglo pasado, hablaban directamente desde esta perspectiva. Howard Gardner, el creador del concepto de “inteligencias múltiples”, por ejemplo, inició sus estudios sobre creatividad analizando el universo de las “mentes brillantes”.

La bibliografía está plagada de ejemplos en donde los “creativos” son seres especiales (o excepcionales) que deben ser identificados, cuidados y a quienes hay que resguardarles un espacio particular.

Incluso, cuando la creatividad comenzó a entenderse como una potencialidad universal, que todos tenemos y que puede ser desarrollada, incluso en ese momento, las recomendaciones a quienes “se animaban a ser creativos”, solían incluir numerosas advertencias acerca de cómo moverse en entorno en donde lo original iba a ser sinónimo de “indebido”.

Hoy esta situación es diferente.

La creatividad parece estar realmente al alcance de todos. No sólo de los artistas, de los inventores, de los publicitarios, de los “distintos”. Ni siquiera sólo al alcance de “los más talentosos” en sus propias disciplinas.

Las redes sociales y el acceso prácticamente irrestricto a todo tipo de información, hicieron que las manifestaciones de la creatividad humana exploten de manera fenomenal e irradien como nunca lo habían hecho.

1. MOSTRAR la propia creatividad es más sencillo.
2. PROBAR nuestra creatividad es más sencillo.
3. COMPARAR nuestros aportes creativos con los que hacen o hicieron otras personas, es más sencillo.
4. ACCEDER a la creatividad de otros es más sencillo.
5. INFLUENCIAR en la creatividad de otros (opinando, aportando, co creando) es más sencillo.
6. ARRANCAR con nuestra creatividad es más sencillo.
7. ENCONTRAR ESTÍMULOS que motiven nuestra creatividad, es más sencillo.
8. NUTRIR nuestra creatividad (capacitándonos, adquiriendo otras habilidades) es más sencillo.

Por supuesto que las redes sociales y el acceso casi irrestricto a la información también producen efectos contraproducentes a la creatividad: distracciones permanentes al proceso creativo, vuelos superficiales sobre temas que deberían tratarse con una profundidad creativa mayor , proliferacón de aportes de escasa elaboración creativa que pueden afectar la visibilidad de los aportes realmente interesantes, etc.

Pero, aún así, creo que es indispensable resaltar este fenómeno novedoso en su magnitud: hoy, como nunca, debemos saber, al momento de crear, que nuestros aportes creativos deben convivir con muchos otros aportes.

Esto siempre ha sido así. Nunca hemos creado en soledad. Pero lo que ha cambiado es la magnitud en la cantidad de aportes y en la cantidad de conexiones entre estos aportes.

Crear ya no es tener ideas únicas. La creatividad ya no pasa por la producción de ideas. La creatividad, hoy, se construye por medio de la interacción entre nuestras ideas y las ideas de los demás.

 

Fuentes: www.designals.net

Por: Alejo Bergmann  

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *